Mis visitas

jueves, 23 de septiembre de 2010

1974. SEMANA DE EXPERIENCIAS

      
      "Semana de Experiencias" es el título con el que el grupo de artistas, de la Asociación Artística de Guipúzcoa, llevó a cabo una serie de actividades enmarcadas dentro del arte conceptual y de acción entre los años 1974 y 1977 en la ciudad de San Sebastián.
      He aquí el relato recogido por Hilario Bravo de esta propuesta de noviembre de 1974, que en años posteriores sería financiada por el Centro de Atracción y Turismo de la ciudad.


  Algunos de los componentes del grupo de la Asociación Artística de Guipúzcoa. 
  De izquierda a derecha y de arriba a abajo: ?, Hilario Bravo, Reyes Gaztambide, Koldo Ormazabal, Manuel J. Garcia, Adrián Ferreño, Malules Fernández, Andreu, Julio, Anah y Pedro F. Plaza.





Día 4, lunes.
Exposición.
Koldo Ormazábal presenta a la exposición:
-Una obra que consiste en unas cuerdas que suben y bajan hasta formar una especie de "M". Los puntos por donde se juntan las cuerdas los ata con una pella de barro a los que añade varillas metálicas.
-Una vieja caja de botellas de refresco a la que en sus cuatro departamentos ha puesto pequeños guijarros de playa.
-Presenta un invento destructor de carcoma consistente en una caja hecha con diferentes maderas que contiene un mechero en su interior. A través de una portezuela introduce un papel aluminio, al que da fuego. Adjunto, cuelga el letrero "Invento destructor de carcoma" y la explicación de un supuesto Dr. Ernst Weber.
-Para el tenderete presenta piedras, piedrecillas, un precioso mango de paraguas representando un ave rapaz y, fuera de venta, rollos de películas antiguas.

Adrián Ferreño presenta a la exposición:
-Un trozo de campo (un palmo cuadrado de hierba con tierra) con la idea quitar una "baldosa" y colocarla en su lugar en la escalera pero, en ese día, se abstiene de exponerlo por el parentesco con una obra de Hilario Bravo que, en un principio, iba a haber puesto sobre un plato y que, finalmente, coloca en el suelo sobre papel y junto a la pared.
Para el tenderete presenta dos "juguetes" de objetos de playa que son un pato realizado con dos corchos y un pájaro volando, con una madera y un corcho. Presenta igualmente el "cenicero povera", una lata de anchoas vieja y roñosa y casi totalmente abierta, y el día 5 aporta unas piedras curiosas.

Hilario Bravo presenta un trozo de campo, según lo explicado y una nueva obra formada por dos ovillos de lana, violeta y granate. Los cabos los ata a la pared y los deja al paso de la gente para que se desovillen y los muevan formando así figuras y ritmos aleatorios.
Como dibujos presenta cuatro piedrecillas pegadas sobre una cartulina en la que explica el lugar donde han sido encontradas y un dibujo roto cuyos pedazos dispone aleatoriamente sobre una cartulina. 
Manuel García pega una piruleta con cinta adhesiva a una hoja de dibujo, a partir de la cual crea un mandala con carboncillo.



Instalación de una escultura colgante de Hilario Bravo,
en la plaza de la Constitución.
Arte en la calle, 1977
J. M. Luffiego, Hilario Bravo y Gus.
Día 5. Martes
Ana aporta a la exposición una serie de paquetitos con diferentes letreros, p.e.: cepillos de dientes para enamorados.
Día 6. Miércoles.
Diapositivas.
Koldo Ormazábal 
Presenta una película koldiana y varias diapositivas con un intento de frotage malogrado.
 Anah, trabajos en su línea habitual.
 General:  Se venden objetos del tenderete: 4 cromos de Hilario Bravo, una poesía de Anah, piedras de Koldo, etc.

Día 7. Jueves.
Música y pirotecnia.
Koldo Ormazábal:
Sobre un listón al que ha practicado agujeros aplica a cada uno de ellos una cerilla, lo dispone en vertical sobre un caballete prendiéndole fuego por debajo de tal forma que al subir la llama van prendiéndose cada una de las cerillas. Al llegar al extremo superior estallan dos petardos de cigarrillo. Entre el listón pirotécnico y el caballete ha instalado un espejo de tal manera que todo ello se ha visto reflejado. El listón lo suma al tenderete para su venta.

Hilario Bravo:
Utilizando de fondo musical la 5ª Sinfonía de Beethoven hace que la luz vaya apagándose suavemente y extiende sobre dos banquetas y a modo de pantalla transparente un papel de celofán azul tras el cual enciende una vela. Con cinta adhesiva une los dedos de los presentes para comunicar sus dos cabos al magnetófono, sella las manos de los presentes con la palabra "músico - a" y enciende sobre ambas banquetas sendos ceniceros donde arroja petardos de cigarrillo.
Así mismo, prende un tubo de humo en la oscuridad para que, al iluminar la sala, se encuentre toda ella llena de humo.

Adrián Ferreño:
No participa en el programa. En cambio, aporta baldosas de cerámica levantando una de las centrales cuyo hueco cubre de aserrín y sobre el que coloca una fotografía de Hilario Bravo. En las blancas baldosas inferiores a la fotografía vierte manchas de tinta roja que imitan sangre creando un efecto llamativo.
Otra versión de la obra consiste en bajar la baldosa levantada para pinzar así un dedo dibujado sobre papel.
Fuera de la sala levanta una baldosa suelta y la pone de canto. En el hueco, y sobre una cama de plástico, vierte agua y un poco de cemento que al fraguar dejará incrustadas tres colillas, dos billetes de autobús y una cerilla, obra ésta que, junto al cenicero ya mencionado y el nuevo tubo, aportan al tenderete dos nuevas obras povera.

General: El ambiente va decayendo al sumarse nuevos expositores con obras sin criterio: Ana expone sus dibujos habituales, y los chavales (Galdona, etc.) otro tanto.
Las madejas van enmarañándose sobre el suelo.

Día 11. Lunes
Poesía.
Nadie presenta propuestas, sólo Hilario Bravo reparte versos en cajas de cerillas.
Adrián se dedica a componer poemas visuales y colocarlos colgados de la exposición.
Por la noche y a hurtadillas Ferreño y Bravo colocan poesías de este último en la plaza de la Constitución.

General: Arantza llega a traer un punzón para hacer ganchillo, Koldo recoge y pretende devolverlo a su estado el ovillo enmarañado. Éxito de los cromos de Hilario Bravo: Arantza, Koldo y Manuel (los tres coleccionistas) acaban su colección y Koldo compra su álbum. Montxo compone poesías improvisadas "sexo-conceptuales" que da a leer a Hilario Bravo. Las señoras de la limpieza retiran las colillas de la obra de Adrián Ferreño barriendo cuidadosamente el lugar y devolviendo la baldosa a su sitio.

Día 13. Miércoles
Expresión Corporal.
Adrián Ferreño:
Ofrece un espectáculo de sombras chinescas comenzando con una pantalla de guiñol formando improvisadas siluetas simétricas con sus manos. Pide colaboración para montar un nuevo número, ofreciéndose Hilario Bravo: Ferreño interpreta a un hombre que tras un viaje llega a casa y Bravo, de su mujer embarazada. La trama da a entender que su esposa, infiel y embarazada de otro, muere a manos de su esposo que le abre el vientre y saca de él una bombilla, una botella, el pie de un esqueleto, una pluma, etc.
Hilario Bravo:
Entre dos paneles hace que una cuerda vaya y venga formando un entrelazado de enredo. Apaga las luces y tocado con sombrero de hongo y con música de percusión de fondo trata de atravesar el enmarañado con lentitud y dificultad, mientras porta una vela encendida en su mano.
General: Dado el éxito de las propuestas de sombras chinescas, se repite participando ahora el público, y se hace con luces de color para investigar sus posibilidades. Se suman Koldo, Montxo, Ana, etc.
Ayer: Se encontraron grandes cajas de cartón en una basura  y Manuel propuso dar con éstas una vuelta a la manzana. Una de ellas fue portada en procesión por Anah y Manuel, otra por Adrián y Arantza.

Día 14. Jueves
San Hipacio
Adrián Ferreño cambia la obra que habían "alterado" las señoras de servicio: quita la baldosa de las escaleras y deja allí el dibujo de las colillas, etc. Y en su lugar pone la baldosa. Cambia así la estructura de la obra que ya había unido con cinta adhesiva roja, pegada al suelo, uniendo la citada baldosa con el dibujo del interior de la sala. 
Como nadie sabe exactamente qué significa la propuesta de San Hipacio, se narra a continuación lo sucedido: 
Koldo estuvo en el estudio practicando carboncillo, Reyes acabando un cuadro, Hermán cabeceaba un sueño, Adrián trajo tinteros que había encontrado para montarlos, Hilario le ayudó y Arantza continuaba tejiendo su pitillera de cordel. 
A la salida, Adrián repartió cuentos después de estar sin hablar como un cuarto de hora en la Asociación, tras haber mostrado un trozo de piel adherida a su lengua, la "lengua peluda".

Día 18. Lunes
Calle.
Adrián Ferreño pega un sobre en la calle 31 de Agosto, frente a San Vicente y casi en una esquina, donde se lee: "Aquí hay un duro". Se abandonó el lugar. Tras un cuarto de hora el sobre había desaparecido. 
Hilario Bravo ata el cabo de un ovillo a las rejas de San Vicente y sale en carrera devanando el rollo de cuerda. Cuando éste llega a su fin aparece unido al cabo final la frase "Arte en la Calle".

Cartel con intervención ciudadana
Día 20. Miércoles
Tacto. (Se altera el orden del programa)
Adrián Ferreño apaga las luces y hace pasar por entre las manos de los asistentes una cuerda en la que están engarzados varios elementos para tocarlos en la total oscuridad. Se adivinan caramelos, un pincel, un alicate, un cepillo de dientes, etc. Mientras, va acercando a la nariz del público diferentes frascos con distintos olores: café, vinagre, naranja, etc. Acaba el hilo con un oso de peluche y un pañuelo mojado.
 Galdona o Imizcoz han puesto en el tenderete un dibujo figurativo que representa un cenicero visto desde arriba. Sobre el dibujo, y dentro del cenicero, colocan unas colillas.

Flash !
Hilario Bravo
Arte en la calle, 1977
Día 21. Jueves.
Calle.
Ferreño sigue la tónica de los sobres pegando uno en el que se dice "aquí dentro hay un poesía alegre, pero que, por favor, si usted no la necesita, déjela, pues habrá otro que sí la necesite más. Gracias". Perfectamente visible, no duró ni cinco minutos.
Más tarde, coloca un folio en el que se dice que es una propuesta para que el viandante escriba sus poesías; divide el folio en cinco espacios y, en el primero, escribe él mismo una.
Coloca un nuevo sobre como el de la poesía, pero al lado de un bar y metiendo un duro en su interior. Cuando volvió al lugar encontró el sobre sin su contenido, pero con un mensaje que decía: Necesitamos otro; no nos llega para la ronda. En cuanto al papel de las poesías, cuenta Manuel García, había habido una participación. 
General: Una señora compra el día 22, viernes, una piedra para un niño, de unos 10 ó 12 años, que traía consigo.
         Y una joven abre la puerta, mira al interior y vuelve a cerrar; Adrián le insta a pasar diciéndole:
-        Pase. Pase... es aquí.
-        Ah ¿es aquí?
-        Sí, aquí es.
-        Pues, tenía unas pintas de no ser...

Poema
Hilario Bravo
Arte en la calle, 1977
Día 25. Lunes
Audio-Visualización.
Hilario Bravo monta un espectáculo de unos tres o cuatro minutos a base de magnetófono y diapositivas mientras habla y recita en el escenario (según comentarios, al final salió todo rana). Abandona el escenario dejando proyectada una diapositiva para incitar al público.

Koldo Ormazábal no iba a hacer nada, pero al dejarle Bravo el aparato musical grabó, improvisando, ruidos guturales, luego apagó todas las luces y, envuelto en un saco encontrado por allí y empuñando una linterna ofreció un magnífico espectáculo que podría tratar un tema de brujería, fantasmagórico o similar. En su actuación se le cayó la linterna al suelo y tuvo que pedir otra al público.
 Adrián Ferreño, creyendo que hoy tocaba Zaj, monta un número que consiste en sacar manzanas desde la parte trasera del tablao. La primera la parte en dos con una sierra, a la segunda le atraviesa un clavo a base de golpes de martillo, a la tercera le introduce una hembrilla y a la cuarta, un tirafondo a base de destornillador. Acto seguido y con cinta aislante o esparadrapo, une las dos partes de la primera manzana y acaba con su clásico "Bueno, ya está". Deja las manzanas unos diez minutos a modo de exposición.
Dice a Bravo que apague las luces, entra sigilosamente y a oscuras. Se oyen dos explosiones. Cuando se encienden las luces se ve en la pantalla una cuerda que va de parte a parte con cinco globos atados a ella, dos de ellos reventados: Homenaje a Millares.
El público opta por comerse las manzanas y la Sra. Villar no ha parado de hablar.

Colocación de una pieza de Hilario Bravo
sobre el río Urumea.
Arte en la calle, 1977
Día 26. Martes
Zaj.
En un principio se esperaba la participación de Koldo e Hilario, pero a este último no pareció gustarle su propia idea y no la llevó a acabo.
Koldo, al verse sólo, tampoco quiso participar.






Día 28. Jueves
Gastronomía-Modelos.
No se presentaron propuestas.

Día 29. Viernes
Adrián Ferreño, fuera de programa, colgó de una viga de la sala unos zapatos de señora con sendas medias, de tal forma y manera que los zapatos estaban pisando en la viga y las medias colgando de aquéllos.

Toni Pájaro creando su instalación
en el Boulevard.
Arte en la calle, 1976





















lunes, 13 de septiembre de 2010

Nada


 

Una nada en la mesa
nada sobre la mente
como esa nada ausente,
pertinaz quimera.

Una ficción que miente,
sórdida usurera,
que nada avivada
cuando sólo el cabello
navega por la frente.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Negros soles
















Infame la carga que estibo.
Amordazado el lamento,
diviso al bruno poniente
alzarse caro el momento
donde se anega la mente.

Sueños que aciagos se intuyen
en la faz de un cielo negro,
de negros soles cuajado,
por mano negra sembrados
que al negro Tártaro invita.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Amor en copa


– Four Roses cola, vaso de sidra:
Por arte del gran Birlibirloque
se trocaron los hielos de la Hidra
en hermosos peces de colores.